miércoles, 25 de marzo de 2015

CONFESION ESPIRITUAL NRO 1


REPITA CON NOSOTROS

Me he arrepentido de mis pecados y el Altísimo Dios me ha propiciado salvación en Cristo Jesús Señor Nuestro. 

Le abrí mi corazón al cordero de Dios y él ha entrado para morar en mi por siempre. 

Le hice habitación y no estoy arrepentido. He cenado con él en el Espíritu y me ha vestido de vestiduras santas. 

Estoy sentado en los lugares celestiales esperando su pronta venida. Trabajando, sirviendo, creyendo y cumpliendo su santa palabra. 

Angeles me cuidan, oro en todo momento, ando en novedad de vida, pues he sido resucitado con Cristo Jesús para reinar. 

Mi viejo hombre ha muerto en sus delitos y pecados. Quedó crucificado con Cristo en la cruz. Fui perdonado por el misericordioso de los cielos. 

Soy más que vencedor gracias a él. La vida me sonríe, la bendición me persigue. También el enemigo me persigue, pero tengo quien me defienda, el cual es más poderoso que todos. 

Tengo ejército del cielo, pertenezco a una familia santa, tengo poder de lo alto, camino a la gloria divina, permanezco fiel a su palabra, y me espera un galardón firme, corona de vida, de justicia, y de rectitud. 

Ando en el Espíritu y no en las obras de la carne. Soy pecador pero no practico el pecado. Si me aflijo oro, si estoy alegre alabo al trino Dios. 

Si tengo fe predico su mensaje. Si recibo de él doy a otros. No temo por el mañana, porque tengo amparo seguro, el pasado lo dejé atrás, el presente lo vivo caminando con él. 

Veo la luz, entiendo al mundo, reprendo las tinieblas, y enseño la verdad de Dios. El mal no me conmueve, sino que me enfurece, para ponerme delante de Dios para clamar a él. 

El camino es estrecho, la prueba es grande, el desafío es constante, y la bendición es plena. No estoy desamparado, pues él está conmigo. 

Tiene ángeles alrededor, fuego también, cielo abierto, agua que fluye, guía verdadera, y voz que se escucha. 

Mi devoción es a él, nada espero de este mundo sino del de arriba. La ciudad celestial, moradas eternas, paz inmensa que viene del trono de Dios. 

He nacido de nuevo, tengo la mente renovada, el espíritu renacido y el cuerpo fortalecido. Entiendo todas las cosas, su unción esta sobre mí. 

Pido y recibo. Lloro y soy consolado, canto y soy escuchado, amo a mí prójimo y soy recompensado. Respeto la ley y no temo, respeto la ley de Dios y esta me defiende, siembro la buena semilla y cosecho lo mejor. 

He muerto al mundo y nacido para Dios. La victoria ya es mía, temprano veré su gloria, temprano vendrá por mí, temprano adoraré su santo Nombre y quedaré satisfecho. Amén.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.